Noticias Recientes
Cinco organizaciones urgen a los ciudadanos a que expresen su indignación y reclamen medidas para evitar que se pierda una generación en Siria PDF Imprimir E-mail
Miércoles, 26 de Febrero de 2014 12:50

Las organizaciones advertimos de que los niños no pueden permitirse otro año de derramamiento de sangre, sufrimiento y carencias educativas.

UNICEF, la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), Mercy Corps, Save the Children y World Vision hemos hecho un llamamiento urgente a los ciudadanos para que alcen la voz con su indignación ante el impacto devastador en los niños y las alarmantes consecuencias a largo plazo de una generación perdida, cuando el conflicto de Siria se acerca a su cuarto año.

Cerca de 5,5 millones de niños están ahora afectados dentro de Siria y en los países vecinos. Las cinco organizaciones avisamos de que si no se acaban el horror implacable y el sufrimiento de los niños y sin un aumento de la inversión en su educación y su protección, Siria y la región podrían perder una generación entera.

Estamos pidiendo a los ciudadanos que se unan a una llamada masiva a la acción a través de (http://bit.ly/nolostgeneration). La llamada a la acción está dirigida a todos aquellos que tienen la responsabilidad y la capacidad de acabar con el sufrimiento de la infancia y salvaguardar su futuro.

Además, para la protección inmediata de los niños, la llamada a la acción subraya la importancia de romper el círculo de la violencia y proporcionar a la infancia y la juventud el apoyo que necesitan para jugar un rol constructivo en la paz y la estabilidad futuras de Siria y la región.

Las cinco demandas son:

• El fin de la violencia contra los niños de Siria. Todos los implicados en la contienda deben respetar plenamente las leyes humanitarias, poner fin al reclutamiento de niños, y comprometerse en una resolución pacífica de este conflicto.

• El fin del bloqueo a la asistencia humanitaria. Se debe permitir a las organizaciones humanitarias que puedan llegar con garantías de seguridad a todos aquellos que están sufriendo.

• El fin de los ataques a trabajadores y a infraestructuras humanitarias, especialmente escuelas y hospitales.

• Un compromiso renovado por la reconciliación y la tolerancia - liderado por todas las comunidades afectadas por el conflicto e involucrando a los niños y los jóvenes.

• Más inversión en la educación y la protección psicológica de todos los niños afectados por el conflicto. Los niños necesitan ayuda para recuperarse de los traumas a los que se han enfrentado y adquirir las habilidades que necesitarán para ayudar a reconstruir su país y fortalecer la estabilidad de la región.

El llamamiento público persigue sumar al menos un millón de voces de apoyo antes de que la guerra de Siria alcance el final de su tercer año el próximo 15 de marzo.

 
Todos los ciudadanos y profesionales están en la obligación de notificar las sospechas de maltrato y abuso sexual infantil PDF Imprimir E-mail
Lunes, 24 de Febrero de 2014 20:34

Os presentamos una nota de prensa de ECPAT (End Child Prostitution, Child Pornography and Taffiking of Children for Sexual Purposes - Acabar con la Prostitución Infantil, la Pornografía Infantil y el Tráfico de Niños con fines Sexuales) que consideramos de especial importancia en su difusión, pues lamentablemente hoy día mucha gente continua pensando que no tienen obligación de notificar los abusos que se realizan a menores.

 

Ante las últimas informaciones y/o declaraciones que han aparecido en diversos Medios de Comunicación sobre casos de abuso sexual contra personas menores de edad y en concreto respecto al último caso en Madrid, la Federación de Asociaciones para la Prevención del Maltrato Infantil (FAPMI) quiere manifestar su fuerte preocupación por cómo se está tratando un tema tan importante y especialmente porque de la mayoría de estas declaraciones e informaciones se puede deducir que la notificación de una situación de abuso sexual o cualquier otra forma de maltrato infantil es opcional para el adulto que tiene conocimiento de la misma.

 

Por ello, la Federación quiere dejar bien claro que -de acuerdo con la legislación vigente en España- la Notificación es una obligación legal para todos los ciudadanos, especialmente para los profesionales que deben conocer y utilizar los Protocolos y Hojas de Notificación establecidas al efecto, tal y como se establece en los siguientes marcos legales:

 

1 - Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero, de Protección Jurídica del Menor, de modificación parcial del Código Civil y de la Ley de Enjuiciamiento Civil (BOE nº 15, de 17 de enero), en su Artículo 13, Obligaciones de los ciudadanos y deber de reserva, establece la obligatoriedad de todos los ciudadanos de comunicar una situación posible malos tratos a una persona menor de edad“Toda persona o autoridad, y especialmente aquellos que por su profesión o función, detecten una situación de riesgo o posible desamparo de un menor, lo comunicarán a la autoridad o sus agentes más próximos, sin perjuicio de prestarle el auxilio inmediato que precise. Cualquier persona o autoridad que tenga conocimiento de que un menor no está escolarizado o no asiste al centro escolar de forma habitual y sin justificación, durante el período obligatorio, deberá ponerlo en conocimiento de las autoridades públicas competentes, que adoptarán las medidas necesarias para su escolarización. Las autoridades y las personas que por su profesión o función conozcan el caso actuarán con la debida reserva. En las actuaciones se evitará toda interferencia innecesaria en la vida del menor”.

 

2 - El artículo 262 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LECrim) establece: “Los que por razón de sus cargos, profesiones u oficios tuvieren noticia de algún delito público, estarán obligados a denunciarlo inmediatamente al Ministerio Fiscal, al Tribunal Competente, al Juez de instrucción y, en su defecto, al municipal o al funcionario de policía más próximo al sitio, si se tratare de un delito flagrante”.

 

3 - Con carácter general, el Artículo 259 de la misma Ley establece la obligación de denunciar al que presenciare la perpetración de cualquier delito público.

 

 

Así mismo, consideramos importante que se tengan en cuenta y se difunda masivamente que:

 

1. El maltrato infantil –en todas sus modalidades- es un fenómeno oculto. Los agresores tratan de ocultarlo y las víctimas no lo relevan por estar coaccionadas por el agresor o por ser manipuladas por este. En la mayor parte de los casos, los niños, niñas y adolescentes no son capaces de comunicar por sí mismos una situación de esta naturaleza. Necesitan el apoyo y mediación de los adultos tanto en la detección como en la posterior comunicación.

 

2. La única forma de activar los recursos de apoyo y protección a las víctimas es la detección de posibles situaciones de maltrato y su inmediata comunicación a los dispositivos existentes para atender estas situaciones.


3. Detección y notificación son dos conceptos indisolubles. Notificar es transmitir o trasladar información sobre el supuesto caso de riesgo o maltrato infantil y la familia o contexto de la supuesta víctima. Es una condición necesaria para posibilitar la intervención y una obligación legal tanto para los ciudadanos como para los profesionales recogida en el marco normativo de España
4. La responsabilidad de verificar o de confirmar el maltrato no corresponde al notificante, sino a los servicios especializados. Los ciudadanos en general y los profesionales relacionados con la atención a la infancia en particular, están en la obligación de notificar sus sospechas. No es necesario que dispongan de la certeza de que una persona menor de edad está siendo víctima de maltrato.

5. Notificación y denuncia no son sinónimos. La denuncia es posterior a la verificación del caso y no corresponde al ciudadano ni al profesional que ha notificado. La notificación puede ser anónima y los dispositivos especializados están en la obligación de iniciar las diligencias oportunas dirigidas a la protección de las posibles víctimas.
6. Está a disposición de los ciudadanos, profesionales y personas menores de edad el Teléfono Europeo de Ayuda a la Infancia (116 111). Se trata de un servicio gratuito, confidencial, disponible 24 horas, atendido por profesionales y gestionado a nivel autonómico. A través de este servicio se puede obtener asesoramiento y orientación respecto a los pasos a seguir. Dado su gestión a nivel autonómico, el servicio conoce los recursos, dispositivos y procedimientos existentes en función del lugar de residencia del niño, niña o adolescente.

Fuente: ECPAT-SPAIN
 
Siria: una de las crisis más graves para los niños PDF Imprimir E-mail
Miércoles, 19 de Febrero de 2014 19:20

UNICEF, ACNUR, Save the Children, World Vision y otras organizaciones han pedido a gobiernos, organismos humanitarios, y al público en general, que se conviertan en defensores de los niños de Siria para evitar que se pierda una generación. Las organizaciones están tratando de que el apoyo público y de los donantes se centre en programas esenciales de educación y protección para sacar a los niños sirios del sufrimiento, el aislamiento y el trauma.

 

Haz un donativo para Siria.

 

 

Siria: un duro invierno para los niños

 

Los niños sirios y sus familias se enfrentan a un nuevo y duro invierno. El frío y la humedad pueden tener un impacto sobre su salud. Desde UNICEF estamos repartiendo ya artículos de emergencia como ropa o mantas, dentro de Siria y en los países que acogen a los refugiados. Solo dentro del país se distribuirán paquetes de emergencia para afrontar el invierno a más de 2 millones de niños.

 

Más de 1 millón de niños sirios refugiados

 

Dentro de Siria hay 4,2 millones de niños afectados. Ya hay más de 1,2 millones de niños refugiados y esta cifra sube cada día. Los campos están sobrepoblados, con acceso insuficiente a baños y duchas o a agua potable. El campamento de Za´atari, Jordania, es el segundo más grande del mundo, donde viven casi 60.000 niños sirios.

Toda una generación de niños y niñas está en riesgo. Casi 3 millones de niños dentro de Siria se han visto obligados a abandonar sus estudios. La tasa de asistencia a la escuela primaria se situaba en un 97% antes del conflicto, ahora es del 6% en algunas áreas. En los países de acogida a los refugiados hay entre 400.000 y 500.000 niños que no van al colegio.

 

Desde el inicio del conflicto, más de 2,6 millones de personas han huido a los países vecinos (Jordania, Líbano, Irak,  Turquía y Egipto), buscando un lugar seguro para ellos y sus familias. El constante flujo de refugiados hace que las necesidades en las ciudades que los reciben aumenten cada día.

 

Como consecuencia del conflicto han muerto más de 100.000 personas, de los cuales 6.500 eran niños, y hay 11,5 millones de personas afectadas dentro y fuera del país.


Qué hemos logrado hasta ahora

 

Estos son algunos de los resultados conseguidos en 2013:

  • 10 millones de personas con acceso a agua potable dentro de Siria y más de 343.000 fuera del país.
  • Más 6 millones de niños vacunados contra el sarampión en Siria y países afectados.
  • 948.000 niños tienen acceso a apoyo psicosocial dentro y fuera del país.
  • 1 milllón de niños reciben mochilas, bolígrafos y cuadernos en el marco de la campaña de vuelta al cole.
  • Más de 562.000 niños matriculados en programas de aprendizaje en Siria y países afectados.
  • Distribución de suministros para los niños afectados por el conflicto y sus familias dentro de Siria, en lugares como Homs, Alepo, y las zonas de difícil acceso del país.

Alarmante falta de fondos

 

Existe una grave escasez de fondos. Son necesarios 617 millones de euros para hacer frente a las necesidades de la infancia en Siria (164,2 millones) y en la región (452,8 millones). Tú puedes apoyar.

 

Fuente: UNICEF España.

 
El acoso escolar daña la salud física y mental a largo plazo PDF Imprimir E-mail
Martes, 18 de Febrero de 2014 09:42

El acoso escolar daña la salud física y mental a largo plazo
El «bullying» tiene un impacto severo sobre la salud del niño ya que sus efectos negativos se pueden acumular y empeorar con el tiempo.
Las secuelas del acoso escolar o «bullying» se prolongan durante la vida de la persona acosada. Y, cuanto más largo y peor haya sido ese acoso, más grave y duradero será el impacto en la salud de un niño, asegura un estudio del Hospital Infantil de Boston, EE.UU. que se publica «Pediatrics».
«Nuestra investigación muestra que el acoso escolar a largo plazo tiene un impacto severo sobre la salud del niño y que sus efectos negativos se pueden acumular y empeorar con el tiempo», afirma Laura Bogart. En su opinión, los datos refuerzan la idea de que se necesita una mayor intervención sobre este tipo de acoso infantil en las escuelas «porque –sostiene- cuanto antes evitemos el ‘bullinyg’, menos probable será que su efecto sea duradero y que deteriore su salud futura».
El equipo de Bogart ha analizado los datos de 4.297 niños y adolescentes. Los investigadores entrevistaron a los niños periódicamente acerca de su salud mental y física y sus experiencia con el acoso escolar.
Mental y física
Así, comprobaron que el acoso a cualquier edad se asociaba con un deterioro de la salud mental y física, un aumento de los síntomas depresivos y una baja autoestima. Aquellos niños que había sido acosados de forma crónica en el colegio también reconocieron mayores dificultades para llevar a cabo actividades físicas como caminar, correr o determinados deportes. La peor situación era para aquellos que habían sufrido acoso en el pasado, pero que seguían padeciéndolo en el momento del estudio.
Según los autores, el estudio refuerza la importancia de la intervención temprana para detener la intimidación y, además, para tomar conciencia de la necesidad de intervenir de nuevo, incluso si la intimidación no es permanente, con el objetivo de hacer frente a los efectos persistentes.
«Cuando se habla de acoso escolar y de sus soluciones es imposible generalizar: no hay una ‘talla única’», señala la investigadora. Sin embargo, reconoce que «si ponemos ante los maestros, padres y médicos las mejores prácticas basadas en la evidencia se podría ayudar mejor a los que trabajan para ayudar a los niños a hacer frente a este grave problema y disminuir el daño a alargo plazo que causa».

El «bullying» tiene un impacto severo sobre la salud del niño ya que sus efectos negativos se pueden acumular y empeorar con el tiempo.

 

Las secuelas del acoso escolar o «bullying» se prolongan durante la vida de la persona acosada. Y, cuanto más largo y peor haya sido ese acoso, más grave y duradero será el impacto en la salud de un niño, asegura un estudio del Hospital Infantil de Boston, EE.UU. que se publica «Pediatrics».

 

«Nuestra investigación muestra que el acoso escolar a largo plazo tiene un impacto severo sobre la salud del niño y que sus efectos negativos se pueden acumular y empeorar con el tiempo», afirma Laura Bogart. En su opinión, los datos refuerzan la idea de que se necesita una mayor intervención sobre este tipo de acoso infantil en las escuelas «porque –sostiene- cuanto antes evitemos el ‘bullinyg’, menos probable será que su efecto sea duradero y que deteriore su salud futura».

 

El equipo de Bogart ha analizado los datos de 4.297 niños y adolescentes. Los investigadores entrevistaron a los niños periódicamente acerca de su salud mental y física y sus experiencia con el acoso escolar.

 

Mental y física

 

Así, comprobaron que el acoso a cualquier edad se asociaba con un deterioro de la salud mental y física, un aumento de los síntomas depresivos y una baja autoestima. Aquellos niños que había sido acosados de forma crónica en el colegio también reconocieron mayores dificultades para llevar a cabo actividades físicas como caminar, correr o determinados deportes. La peor situación era para aquellos que habían sufrido acoso en el pasado, pero que seguían padeciéndolo en el momento del estudio.

 

Según los autores, el estudio refuerza la importancia de la intervención temprana para detener la intimidación y, además, para tomar conciencia de la necesidad de intervenir de nuevo, incluso si la intimidación no es permanente, con el objetivo de hacer frente a los efectos persistentes.

 

«Cuando se habla de acoso escolar y de sus soluciones es imposible generalizar: no hay una ‘talla única’», señala la investigadora. Sin embargo, reconoce que «si ponemos ante los maestros, padres y médicos las mejores prácticas basadas en la evidencia se podría ayudar mejor a los que trabajan para ayudar a los niños a hacer frente a este grave problema y disminuir el daño a alargo plazo que causa».

 

Fuente: ABC

 
10 consejos de SEGURIDAD en Internet para PADRES (Fundación ANAR) PDF Imprimir E-mail
Jueves, 13 de Febrero de 2014 12:37

10 consejos de SEGURIDAD en Internet para PADRES
Como padres de adolescentes nos preocupan los peligros de las redes sociales. Mientras nuestros hijos son unos nativos digitales, nosotros prácticamente acabamos de llegar al mundo de las nuevas tecnologías, somos unos inmigrantes digitales.
A veces estamos desorientados, perdidos, no sabemos cómo protegerles y tendemos a prohibir.  Debemos entender que las redes sociales se han convertido en un escenario de socialización muy importante para nuestros hijos, en el que desarrollan muchas habilidades y aprenden a relacionarse con los demás. Es importante conocer cómo funciona internet, las redes sociales y los peligros que se pueden encontrar para crear un espacio seguro donde nuestros hijos puedan fomentar capacidades que le permitan establecer vínculos con sus iguales.
Hablar con ellos, aconsejarles, educar en el respeto y advertir de los riesgos son la clave para que éstos puedan navegar con tranquilidad.
Aquí os dejamos algunas cuestiones que debéis conocer:
1. Conecta con tus hijos.
El mundo cibernético es un espacio que al igual que el real requiere de un acompañamiento por parte de los padres. Nos preocupamos y ocupamos de que nuestros hijos salgan con los amigos en un escenario seguro y saludable. Nuestros hijos necesitan ese mismo cuidado en el mundo de las nuevas tecnologías. Como adultos responsables debemos conocer internet y hablar con nuestros hijos sobre la seguridad en la red.
2. Con wi-fi hasta en la nevera.
Hoy en día son muchos los dispositivos que utilizan nuestros hijos: teléfonos móviles inteligentes (smartphones), tablets, ordenadores, portátiles y consolas. Todos ellos tienen conexión a internet y deben estar protegidos. Instala un sistema de filtro, bloqueo y software de control apropiado para su edad en todos los dispositivos habilitados para Internet.
3. ¿Sabemos con quién se relacionan nuestros hijos?
Como padres nos interesa conocer con quiénes salen nuestros hijos, qué tipo de compañía tienen, etcétera. En la mayoría de casos conocemos sus amistades personalmente, pero los adolescentes se relacionan además con un alto porcentaje de amigos a través de la red. Es necesario que nos mantengamos involucrados en el mundo on-line de nuestros hijos/as, interesándonos por los sitios webs que visitan y las personas con las que se comunican. Es necesario establecer normas y límites en el uso de las nuevas tecnologías, por ejemplo: en qué momentos del día pueden utilizarlas, cuánto tiempo pueden estar conectados, qué uso hacer de ellas etcétera.
4.¡Ponte al día!
Internet está en un proceso de cambio constante. Cada día salen al mercado nuevas aplicaciones, nuevas redes sociales, nuevos espacios y sitios de internet etcétera. Es necesario que los padres nos familiaricemos con los que utilizan nuestros hijos, sepamos cómo funcionan, por qué le interesan y si son adecuadas para su edad.
5. Privacidad.
Para prevenirles de peligros y situaciones difíciles, una de las normas de oro que siempre debemos darles es que nunca deben dar información personal en línea. Por ejemplo, información detallada sobre su ubicación actual, domicilio, número de teléfono, cuentas bancarias, fotos familiares, etc. Mantener nuestra privacidad y seguridad es indispensable para relacionarnos en un entorno seguro.
6. En internet no todo el mundo es quien dice ser.
Para cuidar a nuestros hijos debemos explicarles que únicamente deben aceptar solicitudes de amistad de personas a las que realmente conozcan. Nunca han de quedar con alguien que hayan conocido a través de internet sin hablar primero con nosotros.
7. Violencia de Género 2.0.
Las formas de control se adaptan a las nuevas tecnologías. Los adolescentes que ejercen violencia de género ven en las redes sociales un riesgo de perder el dominio sobre sus parejas, por ello utilizan las nuevas tecnologías como medio para seguir ejerciendo control, poder, amenazas y malos tratos. Por ejemplo: limitar los amigos que la pareja tiene en el Tuenti o en el whatsApp, utilizar fotos comprometidas como modo de extorsión para que su pareja no rompa la relación, usar aplicaciones que permiten detectar su ubicación exacta en cada momento etcétera. Nuestros hijos necesitan que les ayudemos a discriminar las relaciones saludables de otras que son dañinas, por eso debemos aconsejarles que no compartan con sus parejas las contraseñas y que no permitan que se ejerza un control sobre sus contactos.
8. ¿Qué comparten en la red?
A veces los adolescentes no son conscientes de las consecuencias que puede tener publicar material inapropiado en la red. Es necesario que se sientan acompañados y ayudados en una toma de decisiones responsable y segura en cuanto a las publicaciones que realizan. En ocasiones necesitan discriminar qué contenido y en qué situación puede traer aparejadas consecuencias negativas. Debemos ayudarles a pensar qué cosas pueden compartir y cuáles entrañan un peligro porque puede hacerse un uso indebido, malinterpretarse o sacarse de contexto.  Es necesario que tomen conciencia de que lo que se publica en la red deja de pertenecerles y pierden el control sobre ello.
9. Sexting, grooming, y demás peligros en la red.
Como padres y adultos de referencia importantes para ellos, debemos estar informados sobre los posibles peligros a los que se puedan enfrentar nuestros hijos (por ejemplo, acoso cibernético, sexting, grooming, etc.) y hablar esto con ellos. En el caso de que se encuentren inmersos en alguna de estas situaciones se le deberá advertir que no borre nada para posibilitar que pueda ser investigado posteriormente. Las redes sociales tienen un botón de denuncia, además de acudir al organismo pertinente. Debemos advertir a nuestros hijos que ante la menor duda de que estén siendo acosados no sigan respondiendo a los mensajes y bloqueen a dicha persona para que no se ponga en contacto de nuevo.
10. ¡Llama al Teléfono ANAR!
Debemos asegurarnos de que nuestros hijos tienen toda la información necesaria y que saben cómo actuar y a quién recurrir en caso de que alguien los acose. Si tu hijo necesita nuestra ayuda, puede llamar al Teléfono de Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo 900 20 20 10.  Si como padre, tienes alguna duda sobre cómo proteger y ayudar a tu hijo, tú también puedes llamarnos al Teléfono ANAR de del Adulto y  la Familia 600 50 51 52.
¿Y tú?, ¿Cómo actúas en Internet con tus hij@s?

10 consejos de SEGURIDAD en Internet para PADRES

 

Como padres de adolescentes nos preocupan los peligros de las redes sociales. Mientras nuestros hijos son unos nativos digitales, nosotros prácticamente acabamos de llegar al mundo de las nuevas tecnologías, somos unos inmigrantes digitales.

 

A veces estamos desorientados, perdidos, no sabemos cómo protegerles y tendemos a prohibir.  Debemos entender que las redes sociales se han convertido en un escenario de socialización muy importante para nuestros hijos, en el que desarrollan muchas habilidades y aprenden a relacionarse con los demás. Es importante conocer cómo funciona internet, las redes sociales y los peligros que se pueden encontrar para crear un espacio seguro donde nuestros hijos puedan fomentar capacidades que le permitan establecer vínculos con sus iguales.

 

Hablar con ellos, aconsejarles, educar en el respeto y advertir de los riesgos son la clave para que éstos puedan navegar con tranquilidad.

 

Aquí os dejamos algunas cuestiones que debéis conocer:

 

1. Conecta con tus hijos.

 

El mundo cibernético es un espacio que al igual que el real requiere de un acompañamiento por parte de los padres. Nos preocupamos y ocupamos de que nuestros hijos salgan con los amigos en un escenario seguro y saludable. Nuestros hijos necesitan ese mismo cuidado en el mundo de las nuevas tecnologías. Como adultos responsables debemos conocer internet y hablar con nuestros hijos sobre la seguridad en la red.

 

2. Con wi-fi hasta en la nevera.

 

Hoy en día son muchos los dispositivos que utilizan nuestros hijos: teléfonos móviles inteligentes (smartphones), tablets, ordenadores, portátiles y consolas. Todos ellos tienen conexión a internet y deben estar protegidos. Instala un sistema de filtro, bloqueo y software de control apropiado para su edad en todos los dispositivos habilitados para Internet.

 

3. ¿Sabemos con quién se relacionan nuestros hijos?

 

Como padres nos interesa conocer con quiénes salen nuestros hijos, qué tipo de compañía tienen, etcétera. En la mayoría de casos conocemos sus amistades personalmente, pero los adolescentes se relacionan además con un alto porcentaje de amigos a través de la red. Es necesario que nos mantengamos involucrados en el mundo on-line de nuestros hijos/as, interesándonos por los sitios webs que visitan y las personas con las que se comunican. Es necesario establecer normas y límites en el uso de las nuevas tecnologías, por ejemplo: en qué momentos del día pueden utilizarlas, cuánto tiempo pueden estar conectados, qué uso hacer de ellas etcétera.

 

4.¡Ponte al día!

 

Internet está en un proceso de cambio constante. Cada día salen al mercado nuevas aplicaciones, nuevas redes sociales, nuevos espacios y sitios de internet etcétera. Es necesario que los padres nos familiaricemos con los que utilizan nuestros hijos, sepamos cómo funcionan, por qué le interesan y si son adecuadas para su edad.

 

5. Privacidad.

 

Para prevenirles de peligros y situaciones difíciles, una de las normas de oro que siempre debemos darles es que nunca deben dar información personal en línea. Por ejemplo, información detallada sobre su ubicación actual, domicilio, número de teléfono, cuentas bancarias, fotos familiares, etc. Mantener nuestra privacidad y seguridad es indispensable para relacionarnos en un entorno seguro.

 

6. En internet no todo el mundo es quien dice ser.

 

Para cuidar a nuestros hijos debemos explicarles que únicamente deben aceptar solicitudes de amistad de personas a las que realmente conozcan. Nunca han de quedar con alguien que hayan conocido a través de internet sin hablar primero con nosotros.

 

7. Violencia de Género 2.0.

 

Las formas de control se adaptan a las nuevas tecnologías. Los adolescentes que ejercen violencia de género ven en las redes sociales un riesgo de perder el dominio sobre sus parejas, por ello utilizan las nuevas tecnologías como medio para seguir ejerciendo control, poder, amenazas y malos tratos. Por ejemplo: limitar los amigos que la pareja tiene en el Tuenti o en el whatsApp, utilizar fotos comprometidas como modo de extorsión para que su pareja no rompa la relación, usar aplicaciones que permiten detectar su ubicación exacta en cada momento etcétera. Nuestros hijos necesitan que les ayudemos a discriminar las relaciones saludables de otras que son dañinas, por eso debemos aconsejarles que no compartan con sus parejas las contraseñas y que no permitan que se ejerza un control sobre sus contactos.

 

8. ¿Qué comparten en la red?

 

A veces los adolescentes no son conscientes de las consecuencias que puede tener publicar material inapropiado en la red. Es necesario que se sientan acompañados y ayudados en una toma de decisiones responsable y segura en cuanto a las publicaciones que realizan. En ocasiones necesitan discriminar qué contenido y en qué situación puede traer aparejadas consecuencias negativas. Debemos ayudarles a pensar qué cosas pueden compartir y cuáles entrañan un peligro porque puede hacerse un uso indebido, malinterpretarse o sacarse de contexto.  Es necesario que tomen conciencia de que lo que se publica en la red deja de pertenecerles y pierden el control sobre ello.

 

9. Sexting, grooming, y demás peligros en la red.

 

Como padres y adultos de referencia importantes para ellos, debemos estar informados sobre los posibles peligros a los que se puedan enfrentar nuestros hijos (por ejemplo, acoso cibernético, sexting, grooming, etc.) y hablar esto con ellos. En el caso de que se encuentren inmersos en alguna de estas situaciones se le deberá advertir que no borre nada para posibilitar que pueda ser investigado posteriormente. Las redes sociales tienen un botón de denuncia, además de acudir al organismo pertinente. Debemos advertir a nuestros hijos que ante la menor duda de que estén siendo acosados no sigan respondiendo a los mensajes y bloqueen a dicha persona para que no se ponga en contacto de nuevo.

 

10. ¡Llama al Teléfono ANAR!

 

Debemos asegurarnos de que nuestros hijos tienen toda la información necesaria y que saben cómo actuar y a quién recurrir en caso de que alguien los acose. Si tu hijo necesita nuestra ayuda, puede llamar al Teléfono de Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo 900 20 20 10.  Si como padre, tienes alguna duda sobre cómo proteger y ayudar a tu hijo, tú también puedes llamarnos al Teléfono ANAR de del Adulto y  la Familia 600 50 51 52.

 

¿Y tú?, ¿Cómo actúas en Internet con tus hij@s?

 

Fuente: Blog de la Fundación ANAR.

 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 9 de 31
 

Seminario Stefano Cirillo

Banner

Miguel Delibes

"Para mi, el niño es un ser que encierra toda la gracia del mundo y tiene abiertas todas las posibilidades..."

Con afecto, en memoria de Miguel Delibes, Socio de Honor de REA, que nos acompañó tantos años en la defensa de la infancia y la juventud de Castilla y León.

Banner

DESCARGA REA EN RED

Banner