Noticias Recientes
El joven que no está en las Redes Sociales es como si no existiera PDF Imprimir E-mail
Jueves, 10 de Abril de 2014 14:43

Las nuevas tecnologías, internet y las redes sociales son, simplemente, donde hay que estar. Al menos así lo perciben los adolescentes y jóvenes, que han hecho de estos ámbitos el espacio donde se relacionan, ya sea para pasar el rato, compartir contenidos propios o estar al día de lo que ocurre.
Pero, al tiempo que «facilitan nuevos procesos de integración», también propician procesos de «exclusión», advierte el estudio «Jóvenes y comunicación. La impronta de lo virtual», presentado este miércoles por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud, impulsado por la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción.
«Quien no esté ni use redes sociales quedará abocado al olvido del grupo que se autogestiona y organiza a partir de las facilidades que ofrece la tecnología y que asume con aparente naturalidad los procesos de marginación que pueden sufrir esas personas», a los que se tilda de «raros», «independientes», aunque también en ocasiones «auténticos», explica el estudio.
Los jóvenes usuarios articulan de tal forma sus relaciones y rutinas en torno a las redes sociales, indica este informe, que la temporal ausencia de ellas, bien porque se estropea el móvil o el ordenador o porque se lo han olvidado en casa, «les hace sentir una verdadera incomunicación». «O todo pasa en las redes sociales, o las cosas que pasan fuera se gestionan y preparan en ellas», explica.
En este sentido, no estar integrado en las redes sociales, incluso no estarlo en tiempo real, se interpreta como una pérdida de oportunidades, como que no se están aprovechando las posibilidades que te brinda el desarrollo tecnológico, que no solo te hace la vida más cómoda y práctica, sino que determina buena parte del sentido de las relaciones personales.
Un uso masivo y cotidiano
Únicamente un 5,5% de los jóvenes no hace uso de las redes sociales de forma habitual, según los datos de la última encuesta del INE, por lo que, ante el empleo generalizado de estas herramientas por el resto, podrían correr el riesgo de quedar «excluidos», apunta el estudio del Centro Reina Sofía.
El Eurobarómetro de 2012 apuntaba que el 66% de los jóvenes entre 15 y 24 años usa las redes sociales todos o casi todos los días y el 19% lo hace entre una y tres veces por semana.
En cuanto a los motivos que mueven a los jóvenes a usar las nuevas tecnologías en sus relaciones, tres de cada cuatro de entre 15 y 29 años (74,1% en el caso de los hombres y 74,2% en las mujeres) piensa que «es más fácil hacer nuevas amistades», de acuerdo con un estudio del CIS de 2011 del que también se hace eco el estudio.
Las redes sociales permiten mantener el contacto con personas físicamente alejadas, pero «cuando se cae en el exceso y la dependencia, también aparecen malos usos».
Raros y frikis
El director técnico del Centro Reina Sofía, Eusebio Megía, que, aunque hay todo tipo de casuística sobre las razones por las que un joven se excluye de las redes sociales, cuando se queda fuera «el resto de compañeros lo ven como raros, frikis, no entienden que no quieran estar en los redes sociales, aunque también con el puntillo de admiración con el que se ve a los solitarios». «Internet es el sitio donde hay que estar, es donde pasan o se organizan las cosas», señala. En este sentido, se percibe que el que no está «se está perdiendo la oportunidad, queda fuera del escaparte».
Por otra parte, el informe advierte de la «fantasía de los nativos digitales», en alusión a los miembros de una generación que se supone que trae incorporadas las actitudes y conocimientos precisos para desenvolverse en las redes, pero que también ncesita complejos procesos de aprendizaje y su propia alfabetización digital.
«Si bien ven que las ventajas superan a los riesgos, entienden que, lejos del tópico social de que vienen aprendidos de serie, deben aprender y buscar un espacio de equilibrio que no está claro», señala Eusebio Megías. Ellos entienden que las redes permiten estar en contacto con mucha gente a la vez, pero también que si tienen mucho ruido, hay más riesgo para las relaciones individuales, más personales, explica. A su juicio, «el punto de equilibrio no es fácil».
Además, añade, deben saber «compatibilizar» su yo en las redes (online) con su identidad fuera de ellas (offline), que «son complementarias y no se sustituyen». Otras de las consecuencias de estas nuevas formas de relación es que «democratizan el flirteo, incluso los que tienen mas dificultades en el cara a cara, aunque saben que no pueden mentir, porque al final -concluye Megías- todo acaba en un cara a cara».

Las nuevas tecnologías, internet y las redes sociales son, simplemente, donde hay que estar. Al menos así lo perciben los adolescentes y jóvenes, que han hecho de estos ámbitos el espacio donde se relacionan, ya sea para pasar el rato, compartir contenidos propios o estar al día de lo que ocurre.

 

Pero, al tiempo que «facilitan nuevos procesos de integración», también propician procesos de «exclusión», advierte el estudio «Jóvenes y comunicación. La impronta de lo virtual», presentado este miércoles por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud, impulsado por la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción.

 

«Quien no esté ni use redes sociales quedará abocado al olvido del grupo que se autogestiona y organiza a partir de las facilidades que ofrece la tecnología y que asume con aparente naturalidad los procesos de marginación que pueden sufrir esas personas», a los que se tilda de «raros», «independientes», aunque también en ocasiones «auténticos», explica el estudio.

 

Los jóvenes usuarios articulan de tal forma sus relaciones y rutinas en torno a las redes sociales, indica este informe, que la temporal ausencia de ellas, bien porque se estropea el móvil o el ordenador o porque se lo han olvidado en casa, «les hace sentir una verdadera incomunicación». «O todo pasa en las redes sociales, o las cosas que pasan fuera se gestionan y preparan en ellas», explica.

 

En este sentido, no estar integrado en las redes sociales, incluso no estarlo en tiempo real, se interpreta como una pérdida de oportunidades, como que no se están aprovechando las posibilidades que te brinda el desarrollo tecnológico, que no solo te hace la vida más cómoda y práctica, sino que determina buena parte del sentido de las relaciones personales.

 

Un uso masivo y cotidiano

Únicamente un 5,5% de los jóvenes no hace uso de las redes sociales de forma habitual, según los datos de la última encuesta del INE, por lo que, ante el empleo generalizado de estas herramientas por el resto, podrían correr el riesgo de quedar «excluidos», apunta el estudio del Centro Reina Sofía.

 

El Eurobarómetro de 2012 apuntaba que el 66% de los jóvenes entre 15 y 24 años usa las redes sociales todos o casi todos los días y el 19% lo hace entre una y tres veces por semana.

 

En cuanto a los motivos que mueven a los jóvenes a usar las nuevas tecnologías en sus relaciones, tres de cada cuatro de entre 15 y 29 años (74,1% en el caso de los hombres y 74,2% en las mujeres) piensa que «es más fácil hacer nuevas amistades», de acuerdo con un estudio del CIS de 2011 del que también se hace eco el estudio.

 

Las redes sociales permiten mantener el contacto con personas físicamente alejadas, pero «cuando se cae en el exceso y la dependencia, también aparecen malos usos».

 

Raros y frikis

El director técnico del Centro Reina Sofía, Eusebio Megía, que, aunque hay todo tipo de casuística sobre las razones por las que un joven se excluye de las redes sociales, cuando se queda fuera «el resto de compañeros lo ven como raros, frikis, no entienden que no quieran estar en los redes sociales, aunque también con el puntillo de admiración con el que se ve a los solitarios». «Internet es el sitio donde hay que estar, es donde pasan o se organizan las cosas», señala. En este sentido, se percibe que el que no está «se está perdiendo la oportunidad, queda fuera del escaparte».

 

Por otra parte, el informe advierte de la «fantasía de los nativos digitales», en alusión a los miembros de una generación que se supone que trae incorporadas las actitudes y conocimientos precisos para desenvolverse en las redes, pero que también ncesita complejos procesos de aprendizaje y su propia alfabetización digital.

 

«Si bien ven que las ventajas superan a los riesgos, entienden que, lejos del tópico social de que vienen aprendidos de serie, deben aprender y buscar un espacio de equilibrio que no está claro», señala Eusebio Megías. Ellos entienden que las redes permiten estar en contacto con mucha gente a la vez, pero también que si tienen mucho ruido, hay más riesgo para las relaciones individuales, más personales, explica. A su juicio, «el punto de equilibrio no es fácil».

 

Además, añade, deben saber «compatibilizar» su yo en las redes (online) con su identidad fuera de ellas (offline), que «son complementarias y no se sustituyen». Otras de las consecuencias de estas nuevas formas de relación es que «democratizan el flirteo, incluso los que tienen mas dificultades en el cara a cara, aunque saben que no pueden mentir, porque al final -concluye Megías- todo acaba en un cara a cara».

 

Fuente: ABC

 
Crecen en Gipuzkoa los casos de acoso sexual a menores de 13 años a través de internet PDF Imprimir E-mail
Lunes, 07 de Abril de 2014 19:38

Recientemente, vecinos de Beasain salían a la calle para mostrar con su silencio la repulsa a un intento de agresión sexual a una menor a plena luz del día. La edad de la víctima, que roza la preadolescencia, amplificó la alarma y el rechazo social a estos siempre deleznables hechos que están específicamente tipificados en el Código Penal. El abuso o la agresión sexual a menores de 13 años contempla penas más severas, aunque estos delitos son muy esporádicos en Gipuzkoa. De hecho, según las últimas dos memorias de la Fiscalía, correspondientes a los años 2011 y 2012, en el territorio no se registró ningún caso de este tipo. Por contra, ha aumentado de forma notable el acoso por telecomunicaciones a menores de 13 años, que ha pasado en un año de 0 a 17 casos, el mismo incremento que ha registrado la utilización de menores con fines pornográficos. Las nuevas tecnologías están propiciando otras modalidades de delitos sexuales con menores como víctimas.

 

El fiscal delegado de Criminalidad Informática de Gipuzkoa, Jorge Bermúdez, es el mejor conocedor de esta realidad. Por sus manos pasan asuntos con conductas delictivas que se producen a través de internet y que presentan una característica que hace que la estadística «no sea del todo fiable» , ya que muchas veces se trata de conductas «pluriofensivas», por lo que encajan en varios artículos del Código. «Por ejemplo, un supuesto de acoso sexual a menores puede empezar con un delito contra la intimidad, en este caso un delito de intrusión en sistemas informáticos, cuando el sujeto irrumpe en la cuenta de correo electrónico o red social de un menor para obtener datos significativos sobre él y que, posteriormente, le permitan amenazarle. Y ahí tenemos el delito de amenazas. Y en última instancia, lo que puede pretender es obligar al menor a que se desnude delante de la webcam, a que le envíe fotos, vídeos o incluso llegar a un contacto físico. Ahí tendríamos otro tipo delictivo, que sería la elaboración de pornografía infantil o incluso un supuesto de abuso sexual o agresión sexual», explica.

 

A pesar de este carácter pluriofensivo, la memoria fiscal marca una clara tendencia, y es que el acoso por internet a menores de 13 años aflora con 17 casos en Gipuzkoa. Esa cifra puede reflejar casos antes ocultos. «Cuando se pone la lupa sobre el fenómeno, los datos empiezan a crecer», explica Bermúdez, quien está prestando especial atención a los delitos en los que se ven involucrados los menores, «porque muchas veces se está facilitando por parte de ellos mismos que sean víctimas».

 

Por ejemplo, haciéndose un 'selfie', palabra del año en los Estados Unidos y que se refiere a esas autofotografías realizadas con el móvil, como el de la actriz Scarlett Johansson que dio la vuelta al mundo. «Es una conducta muy popular. A la gente le ha dado por exhibirse de esta manera. Curiosamente, luego nos quejamos de la falta de privacidad, de que Facebook trafica con nuestros datos, pero muchas veces somos nosotros mismos los que se los estamos facilitando», advierte.

 

En el caso de los menores pueden creer que se trata de una conducta inocua, «pero no se dan cuenta de que pierden el control sobre esa foto una vez que sale del dispositivo». Es lo que le sucedió a la concejala de los Yébenes, que envío un vídeo de contenido sexual a una persona que en principio era de su confianza y...

 

'Efecto Streisand'

Porque en internet rige el 'efecto Streisand'. «La red se comporta como un ser vivo. Una vez que un contenido entra en internet ya nunca desaparece, y cuanto más intentos hagas por eliminarlo, más se va a difundir», asegura Bermúdez, quien explica que se bautizó este fenómeno después de que la cantante Barbra Streisand demandara a un piloto de helicóptero y un fotógrafo que retrataron su mansión mientras hacían un atlas fotográfico. «Ellos hicieron pública la demanda e inmediatamente ese contenido empezó a multiplicarse por internet».

 

El fiscal delegado de Criminalidad Informática explica éste y otros muchos aspectos de la red a los alumnos de los centros que le invitan para alertar de los riesgos de internet. «Es una labor de prevención, de evitar estas conductas». Y está dando sus resultados. Según cuenta, la fiscalía guipuzcoana ha investigado un asunto «de un sujeto que hacía estas conductas de acosar a menores, de pedirles fotografías». A pesar de las amenazas que recibían, las chicas rehusaron hacerle caso, porque habían oído que cuanto más información les des, peor. «Imaginemos que este hombre encuentra en tu cuenta de correo electrónico una fotografía tuya en biquini que le has enviado a una amiga y que, en principio, es algo privado. Él coge esta fotografía y te dice que la va a sacar en Tuenti o en Fabebook, a menos que le des una foto más privada. Si haces caso, tiene un material más duro. Es un circulo vicioso que no tiene fin», explica. La situación de amenazas y chantajes puede llegar a «episodios realmente traumáticos», como uno sucedido fuera del País Vasco «y en el que a una de las menores afectadas le habían obligado a comerse sus propias heces».

 

En este punto, Bermúdez se refiere al síndrome de la banalización de la pantalla. «Estás delante de tu ordenador, hablando con una persona a la que no percibes como un ser humano, sino como a un personaje de un videojuego. Es como si no estuviera pasando en el mundo real, por lo que no entiende que está haciendo daño a una persona real».

 

WhatsApp, Telegram, Tuenti, Facebook, Snapchat y otras muchas aplicaciones y redes populares están ya no solo en los ordenadores y tabletas de los chavales, sino en sus móviles. «Hemos tenido una tormenta perfecta. Antes era necesario un ordenador, pero ahora un móvil es un ordenador en el bolsillo que tiene una cámara de alta resolución, conexión a internet, que es muchísimo más difícil de localizar, más si se conecta a través de wifi a redes abiertas. Y a esto hay que unir la ebullición hormonal de los adolescentes», considera el fiscal.

 

Del Emule a foros

La utilización de menores con fines pornográficos es otros de los delitos contra la libertad sexual que más ha crecido. Ha pasado también de 0 a 17 casos. El fiscal habla de un fenómeno «preocupante» que en los últimos años ha mutado. Bermúdez explica que hace 5 ó 6 años los pedófilos se conectaban a redes de intercambio de archivos, como Emule, donde buscaban pornografía infantil.

 

La evolución de la propia tecnología, por ejemplo con la llegada de Megaupload, ha modificado el comportamiento. «Ha hecho que Emule baje y también los supuestos de pornografía infantil a través de ese medio. Se están pasando a foros privados, en los que solo se puede entrar con contraseña y esto nos dificulta mucho la investigación. Para acceder a un foro tienes que demostrar que eres uno de ellos, tienes que aportar material propio para que te dejen entrar», explica el fiscal. Además, conforme se han incrementado las detenciones ylas sentencias, «se han dado cuenta de que los cuerpos policiales no son tontos» y han adoptado más medidas de protección.

 

El otro más que inquietante cambio es que la utilización de menores para elaboración de pornografía en internet «se está haciendo entre nosotros». En Emule se conseguían vídeos antiguos de las exrepúblicas soviéticas, de Tailandia, etc. «Pero es que ahora los propios menores al crear ese material, a veces desnudos más o menos inocentes, pero otras escenas de alto contenido sexual, hacen que acaben entrando en este circuito de intercambio de pornografía infantil por parte de pedófilos», alerta el fiscal. Las vías de acceso a esas imágenes o vídeos que crean los chavales son «ilimitadas. A nada que un archivo de estos circule por WhatsApp y llegue a alguien que está en un grupo fingiendo ser un menor más pero en realidad no lo es, ya sale del circulo del instituto».

 

De hecho, Bermúdez llevó el asunto de un pedófilo «especialmente peligroso», que desde los año 90 se conectaba a páginas de este tipo. La condena fue ampliada «porque en uno de los vídeos que se estaba descargando cuando fue sorprendido aparecía una menor de muy corta edad que estaba siendo objeto de actos sexuales brutales». Pero la cosa no quedó ahí. En su acusación, el fiscal argumentó que además buscaba material de menores de su entorno, en este caso del Urola. «En su ordenador tenía fotografías de una menor de la comarca, que se había quitado la ropa delante de la webcam y exhibía los pechos para un chaval de su clase. Ese chaval había colgado las fotos en el Emule, con tags o marcadores que permiten identificar el contenido. El acusado había encontrado las fotos, las tenía en su ordenador y sabía que era una chica de su zona».

 

Fuente

 
"La aventura del PENIA" Elige tu propia aventura para conocer y opinar sobre el Plan de infancia y adolescencia de España PDF Imprimir E-mail
Jueves, 27 de Marzo de 2014 09:46

Os mostramos un recurso para dar a conocer el plan nacional de infancia y adolescencia a niños/as y adolescentes :)
"La aventura del PENIA" Elige tu propia aventura para conocer y opinar sobre el Plan de infancia y adolescencia de España.
Historia dirigida a niños, niñas y adolescentes entre los 8 y los 18 años que se centra en dar a conocer a sus propios protagonistas el contenido del  II Plan Estratégico Nacional de Infancia y adolescencia, pero de una forma divertida.
http://plataformadeinfancia.org/documento/la-aventura-del-penia-elige-tu-propia-aventura-para-conocer-y-opinar-sobre-el-plan-de-infancia-y-adolescencia-de-espana/

Os mostramos un recurso para dar a conocer el plan nacional de infancia y adolescencia a niños/as y adolescentes.

 

Es una hstoria dirigida a niños, niñas y adolescentes entre los 8 y los 18 años que se centra en dar a conocer a sus propios protagonistas el contenido del  II Plan Estratégico Nacional de Infancia y adolescencia, pero de una forma divertida.

 

Plataforma de Infancia: La aventura del PENIA.

 
Cinco organizaciones urgen a los ciudadanos a que expresen su indignación y reclamen medidas para evitar que se pierda una generación en Siria PDF Imprimir E-mail
Miércoles, 26 de Febrero de 2014 12:50

Las organizaciones advertimos de que los niños no pueden permitirse otro año de derramamiento de sangre, sufrimiento y carencias educativas.

UNICEF, la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), Mercy Corps, Save the Children y World Vision hemos hecho un llamamiento urgente a los ciudadanos para que alcen la voz con su indignación ante el impacto devastador en los niños y las alarmantes consecuencias a largo plazo de una generación perdida, cuando el conflicto de Siria se acerca a su cuarto año.

Cerca de 5,5 millones de niños están ahora afectados dentro de Siria y en los países vecinos. Las cinco organizaciones avisamos de que si no se acaban el horror implacable y el sufrimiento de los niños y sin un aumento de la inversión en su educación y su protección, Siria y la región podrían perder una generación entera.

Estamos pidiendo a los ciudadanos que se unan a una llamada masiva a la acción a través de (http://bit.ly/nolostgeneration). La llamada a la acción está dirigida a todos aquellos que tienen la responsabilidad y la capacidad de acabar con el sufrimiento de la infancia y salvaguardar su futuro.

Además, para la protección inmediata de los niños, la llamada a la acción subraya la importancia de romper el círculo de la violencia y proporcionar a la infancia y la juventud el apoyo que necesitan para jugar un rol constructivo en la paz y la estabilidad futuras de Siria y la región.

Las cinco demandas son:

• El fin de la violencia contra los niños de Siria. Todos los implicados en la contienda deben respetar plenamente las leyes humanitarias, poner fin al reclutamiento de niños, y comprometerse en una resolución pacífica de este conflicto.

• El fin del bloqueo a la asistencia humanitaria. Se debe permitir a las organizaciones humanitarias que puedan llegar con garantías de seguridad a todos aquellos que están sufriendo.

• El fin de los ataques a trabajadores y a infraestructuras humanitarias, especialmente escuelas y hospitales.

• Un compromiso renovado por la reconciliación y la tolerancia - liderado por todas las comunidades afectadas por el conflicto e involucrando a los niños y los jóvenes.

• Más inversión en la educación y la protección psicológica de todos los niños afectados por el conflicto. Los niños necesitan ayuda para recuperarse de los traumas a los que se han enfrentado y adquirir las habilidades que necesitarán para ayudar a reconstruir su país y fortalecer la estabilidad de la región.

El llamamiento público persigue sumar al menos un millón de voces de apoyo antes de que la guerra de Siria alcance el final de su tercer año el próximo 15 de marzo.

 
Todos los ciudadanos y profesionales están en la obligación de notificar las sospechas de maltrato y abuso sexual infantil PDF Imprimir E-mail
Lunes, 24 de Febrero de 2014 20:34

Os presentamos una nota de prensa de ECPAT (End Child Prostitution, Child Pornography and Taffiking of Children for Sexual Purposes - Acabar con la Prostitución Infantil, la Pornografía Infantil y el Tráfico de Niños con fines Sexuales) que consideramos de especial importancia en su difusión, pues lamentablemente hoy día mucha gente continua pensando que no tienen obligación de notificar los abusos que se realizan a menores.

 

Ante las últimas informaciones y/o declaraciones que han aparecido en diversos Medios de Comunicación sobre casos de abuso sexual contra personas menores de edad y en concreto respecto al último caso en Madrid, la Federación de Asociaciones para la Prevención del Maltrato Infantil (FAPMI) quiere manifestar su fuerte preocupación por cómo se está tratando un tema tan importante y especialmente porque de la mayoría de estas declaraciones e informaciones se puede deducir que la notificación de una situación de abuso sexual o cualquier otra forma de maltrato infantil es opcional para el adulto que tiene conocimiento de la misma.

 

Por ello, la Federación quiere dejar bien claro que -de acuerdo con la legislación vigente en España- la Notificación es una obligación legal para todos los ciudadanos, especialmente para los profesionales que deben conocer y utilizar los Protocolos y Hojas de Notificación establecidas al efecto, tal y como se establece en los siguientes marcos legales:

 

1 - Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero, de Protección Jurídica del Menor, de modificación parcial del Código Civil y de la Ley de Enjuiciamiento Civil (BOE nº 15, de 17 de enero), en su Artículo 13, Obligaciones de los ciudadanos y deber de reserva, establece la obligatoriedad de todos los ciudadanos de comunicar una situación posible malos tratos a una persona menor de edad“Toda persona o autoridad, y especialmente aquellos que por su profesión o función, detecten una situación de riesgo o posible desamparo de un menor, lo comunicarán a la autoridad o sus agentes más próximos, sin perjuicio de prestarle el auxilio inmediato que precise. Cualquier persona o autoridad que tenga conocimiento de que un menor no está escolarizado o no asiste al centro escolar de forma habitual y sin justificación, durante el período obligatorio, deberá ponerlo en conocimiento de las autoridades públicas competentes, que adoptarán las medidas necesarias para su escolarización. Las autoridades y las personas que por su profesión o función conozcan el caso actuarán con la debida reserva. En las actuaciones se evitará toda interferencia innecesaria en la vida del menor”.

 

2 - El artículo 262 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LECrim) establece: “Los que por razón de sus cargos, profesiones u oficios tuvieren noticia de algún delito público, estarán obligados a denunciarlo inmediatamente al Ministerio Fiscal, al Tribunal Competente, al Juez de instrucción y, en su defecto, al municipal o al funcionario de policía más próximo al sitio, si se tratare de un delito flagrante”.

 

3 - Con carácter general, el Artículo 259 de la misma Ley establece la obligación de denunciar al que presenciare la perpetración de cualquier delito público.

 

 

Así mismo, consideramos importante que se tengan en cuenta y se difunda masivamente que:

 

1. El maltrato infantil –en todas sus modalidades- es un fenómeno oculto. Los agresores tratan de ocultarlo y las víctimas no lo relevan por estar coaccionadas por el agresor o por ser manipuladas por este. En la mayor parte de los casos, los niños, niñas y adolescentes no son capaces de comunicar por sí mismos una situación de esta naturaleza. Necesitan el apoyo y mediación de los adultos tanto en la detección como en la posterior comunicación.

 

2. La única forma de activar los recursos de apoyo y protección a las víctimas es la detección de posibles situaciones de maltrato y su inmediata comunicación a los dispositivos existentes para atender estas situaciones.


3. Detección y notificación son dos conceptos indisolubles. Notificar es transmitir o trasladar información sobre el supuesto caso de riesgo o maltrato infantil y la familia o contexto de la supuesta víctima. Es una condición necesaria para posibilitar la intervención y una obligación legal tanto para los ciudadanos como para los profesionales recogida en el marco normativo de España
4. La responsabilidad de verificar o de confirmar el maltrato no corresponde al notificante, sino a los servicios especializados. Los ciudadanos en general y los profesionales relacionados con la atención a la infancia en particular, están en la obligación de notificar sus sospechas. No es necesario que dispongan de la certeza de que una persona menor de edad está siendo víctima de maltrato.

5. Notificación y denuncia no son sinónimos. La denuncia es posterior a la verificación del caso y no corresponde al ciudadano ni al profesional que ha notificado. La notificación puede ser anónima y los dispositivos especializados están en la obligación de iniciar las diligencias oportunas dirigidas a la protección de las posibles víctimas.
6. Está a disposición de los ciudadanos, profesionales y personas menores de edad el Teléfono Europeo de Ayuda a la Infancia (116 111). Se trata de un servicio gratuito, confidencial, disponible 24 horas, atendido por profesionales y gestionado a nivel autonómico. A través de este servicio se puede obtener asesoramiento y orientación respecto a los pasos a seguir. Dado su gestión a nivel autonómico, el servicio conoce los recursos, dispositivos y procedimientos existentes en función del lugar de residencia del niño, niña o adolescente.

Fuente: ECPAT-SPAIN
 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 7 de 30
 

Seminario Stefano Cirillo

Banner

Miguel Delibes

"Para mi, el niño es un ser que encierra toda la gracia del mundo y tiene abiertas todas las posibilidades..."

Con afecto, en memoria de Miguel Delibes, Socio de Honor de REA, que nos acompañó tantos años en la defensa de la infancia y la juventud de Castilla y León.

Banner

DESCARGA REA EN RED

Banner