Noticias Recientes
El maltrato infantil afecta la materia gris del cerebro PDF Imprimir E-mail
Miércoles, 25 de Junio de 2014 11:00

Los individuos expuestos a maltrato infantil presentan un volumen significativamente menor de sustancia gris en varias zonas del cerebro, según expertos del King’s College de Londres y la Fundación para la Investigación y la Docencia (FIDMAG) de las Hermanas Hospitalarias. El estudio, publicado en el American Journal of Psychiatry, se basó en estudios de neuroimagen estructural.
“El maltrato durante la infancia actúa como un estresor grave y produce una cascada de cambios fisiológicos y neurobiológicos que podrían provocar alteraciones permanentes de la estructura cerebral”, explica Joaquim Radua, uno de los autores de la investigación, en declaraciones a la agencia a Sinc. Con una muestra de 331 individuos (56 niños o adolescentes y 275 adultos) con historia de maltrato infantil y 362 sujetos no maltratados (56 niños o adolescentes y 306 adultos), se examinaron las regiones cerebrales con menor o con mayor volumen de sustancia gris en los individuos maltratados.
Mediante el método metaanalítico de neuroimagen tridimensional llamado ‘signed differential mapping’ (SDM), desarrollado expresamente por el investigador Radua, se concluyó que, comparados con los otros, los individuos expuestos a maltrato infantil tenían un volumen significativamente menor de sustancia gris en varias zonas del cerebro. Estas zonas eran: el giro orbitofrontal y temporal superior derecho que se extendía a la amígdala, la ínsula y los giros parahipocampal y temporal medio, así como en los giros frontal inferior y poscentral izquierdos.
“Estos datos muestran las graves consecuencias de las adversidades ambientales infantiles en el desarrollo cerebral”, mantiene Radua. “Los déficits en las regiones orbitofrontal-temporal-límbica derecha y frontal inferior izquierda también se observaron cuando solo se incluyeron participantes no medicados, indicando que estas anomalías no estaban relacionadas con la medicación sino con el maltrato”.
Las anomalías de sustancia gris más consistentes estaban en las regiones prefrontal ventrolateral y límbica-temporal, que tienen un desarrollo relativamente tardío. Es decir, se desarrollan después del maltrato, y su disfunción podría explicar el déficit afectivo y cognitivo que pueden sufrir las personas con historia de maltrato infantil. “Estos datos muestran las graves consecuencias de las adversidades ambientales infantiles en el desarrollo cerebral”, añade Radua. “Esperamos que los resultados de este estudio ayuden a minimizar el riesgo ambiental en la infancia y a desarrollar tratamientos para normalizar estas alteraciones morfológicas”.

Los individuos expuestos a maltrato infantil presentan un volumen significativamente menor de sustancia gris en varias zonas del cerebro, según expertos del King’s College de Londres y la Fundación para la Investigación y la Docencia (FIDMAG) de las Hermanas Hospitalarias. El estudio, publicado en el American Journal of Psychiatry, se basó en estudios de neuroimagen estructural.

 

“El maltrato durante la infancia actúa como un estresor grave y produce una cascada de cambios fisiológicos y neurobiológicos que podrían provocar alteraciones permanentes de la estructura cerebral”, explica Joaquim Radua, uno de los autores de la investigación, en declaraciones a la agencia a Sinc. Con una muestra de 331 individuos (56 niños o adolescentes y 275 adultos) con historia de maltrato infantil y 362 sujetos no maltratados (56 niños o adolescentes y 306 adultos), se examinaron las regiones cerebrales con menor o con mayor volumen de sustancia gris en los individuos maltratados.

 

Mediante el método metaanalítico de neuroimagen tridimensional llamado ‘signed differential mapping’ (SDM), desarrollado expresamente por el investigador Radua, se concluyó que, comparados con los otros, los individuos expuestos a maltrato infantil tenían un volumen significativamente menor de sustancia gris en varias zonas del cerebro. Estas zonas eran: el giro orbitofrontal y temporal superior derecho que se extendía a la amígdala, la ínsula y los giros parahipocampal y temporal medio, así como en los giros frontal inferior y poscentral izquierdos.

 

“Estos datos muestran las graves consecuencias de las adversidades ambientales infantiles en el desarrollo cerebral”, mantiene Radua. “Los déficits en las regiones orbitofrontal-temporal-límbica derecha y frontal inferior izquierda también se observaron cuando solo se incluyeron participantes no medicados, indicando que estas anomalías no estaban relacionadas con la medicación sino con el maltrato”.

 

Las anomalías de sustancia gris más consistentes estaban en las regiones prefrontal ventrolateral y límbica-temporal, que tienen un desarrollo relativamente tardío. Es decir, se desarrollan después del maltrato, y su disfunción podría explicar el déficit afectivo y cognitivo que pueden sufrir las personas con historia de maltrato infantil. “Estos datos muestran las graves consecuencias de las adversidades ambientales infantiles en el desarrollo cerebral”, añade Radua. “Esperamos que los resultados de este estudio ayuden a minimizar el riesgo ambiental en la infancia y a desarrollar tratamientos para normalizar estas alteraciones morfológicas”.

 
Abuso sexual infantil: Uno de cada cinco niños lo sufre en Occidente PDF Imprimir E-mail
Martes, 27 de Mayo de 2014 09:20

 

Un 25 por ciento de las mujeres y un 13 por ciento de los hombres han sufrido algún tipo de abuso sexual antes de cumplir los 17 años. Son datos del Estudio de las Experiencias Adversas en la Niñez (ACE) y se refieren a Occidente. En España, a decir de los expertos, las cifras se mueven en un entorno similar. La fotoperiodista Lorena Ros, Blume y la Fundación Vicki Bernadet, colaboran en la edición de un libro, 'Unspoken', que busca romper con el círculo de silencio que rodea a esta lacra.
Existen pocas cosas tan desagradables a la imaginación como un adulto en una actitud abiertamente sexual con un menor. Quizá por eso esto tipo de abusos suceden rodeados de silencio. Nos repugnan. No queremos pensarlo. Pero las cifras son abrumadoras: uno de cada cinco niños podría sufrir algún tipo de abuso según el estudio de ACE.
En España existe un estudio de referencia en el año 1994 realizado por el doctor Félix López a instancias del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales que indica precisamente ese nivel de incidencia: un 20 por ciento. Estudios posteriores indicarían la prevalencia de estos niveles de abuso. "En nuestra fundación recibimos 700 demandas anuales relacionadas con un caso de abuso sexual", explica Vicki Bernadet, presidenta de la Fundación Vicki Bernadet, especializada en esta materia.
"Aún es una problemática escondida, llena de tabú y que necesita de la valentía de la sociedad para ser reconocida y enfrentada. Muchos testimonios dan la cara para que muchos otros tengan la oportunidad de pedir ayuda y para sensibilizar a la sociedad, pero ellos solos no pueden, el deber de proteger a nuestra infancia es de todos".
UN LIBRO PARA ROMPER ESTE SILENCIO
Precisamente con el objetivo de romper este silencio la fotoperiodista Lorena Ros se embarcó hace ocho años en el proyecto de Unspoken, un libro que recoge los retratos y testimonios de hombres y mujeres de España, Estados Unidos y México que han sufrido abusos sexuales durante su infancia por parte de familiares, personas de confianza, sacerdotes y miembros respetados de la comunidad.
"En 2005 estaba trabajando sobre situaciones de abuso de poder en países en vías de desarrollo cuando me di cuenta de que existía esta realidad, mucho más cercana". Dese entonces ha entrevistado y fotografiado 40 casos de abuso y, tras una larga labor de edición, ha seleccionado 19 para este libro. La mayoría es la primera vez que hablan públicamente de estos sucesos. "Ya no son víctimas, una vez que hablan de ello son supervivientes", precisa Ros.
Respecto a las situaciones en las que se producen estos abusos Bernadet explica que "en la mayoría de los casos se trata de un abuso que sucede dentro del entorno familiar o conocido, por lo que el menor confía en esa persona y accede a los juegos que esta le propone. Pasado un tiempo, puede empezar a plantearse que aquellos juegos no están del todo bien, puesto que son un secreto, o llega alguna amenaza, o el menor va creciendo, etc. pero para entonces ya le han hecho sentir cómplice", explica Bernadet.
Ros, cuyo trabajo logró ya reconocimiento internacional con un World Press Photo en 2001, trata aquí de romper ese escudo de vergüenza y culpabilidad que esconde a las víctimas. El libro se estructura en una serie retratos junto con escenarios que tratan de interpretar la memoria de los testimonios. "A veces son los lugares reales... Otras es un olor". En todos los casos la fotógrafa ha consensudado el resultado con los protagonistas. Parques infantiles, baños, cuartos... El resultado es escalofriante.
¿QUÉ SE PUEDE HACER?
La Fundación Vicki Bernadet cree que el principal avance es precisamente romper el tabú existente en torno al problema. "Hablar de ello, que nuestro silencio no se convierta en el mejor aliado de los agresores. Con formación e información podemos estar prevenidos de cualquier situación de riesgo en la que nos podamos encontrar", dice.
Desde fuera en realidad es muy difícil identificar si un menor está siendo víctima de abusos. "Puede haber signos físicos, pero en la mayoría de los casos, la detección se realiza a través de la observación de cambios significativos en la conducta del niño/a sin motivación aparente. En los más pequeños pueden volver a orinarse en la cama, tener conductas o vocabulario no adecuado para su edad... también pueden retraerse, el miedo y la vergüenza puede hacer que se quieran hacer invisibles, pero también pueden adoptar conductas de riesgo para llamar la atención y reclamar ayuda".
En todo caso, Bernadet aconseja que en caso de sospecha se pida ayuda a algún profesional "y no presionar al niño, ya que puede darnos mensajes contradictorios porque no entiende lo que está ocurriendo".
Lorena Ros señala otra aspecto importante a revisar, que es la revisión de los castigos: "En España, dependiendo del tipo de abuso, el palzo puede ser de 15 años, con lo que un niño que sufre abuso a los diez años y a lo mejor se decide a denunciar a los 35, ya no puede".
ES POSIBLE SUPERARLO
A pesar de que las secuelas de una experiencia de abuso son muy importantes, Bernadet asegura que es posible superarlo. Eso sí, todo dependerá del apoyo familiar y social, el acceso a tratamientos psicológicos o el buen funcionamiento del proceso judicial: "Hay variables que dificultan y agravan las secuelas; el tipo de abuso, la duración, el vínculo con la figura abusadora, la edad de inicio del abuso, y el apoyo en el momento de la revelación".
Son muchos los adultos de que acuden a su organización porque los 'viejos' traumas resucitan cuando deben enfrentarse a situaciones como la maternidad, una nueva pareja o tener que cuidar de parientes mayores... A veces incluso cuidar del propio agresor. "Son comunes el trastorno de estrés post-traumático crónico, el trastorno límite, sintomatología ansioso-depresiva, ideas suicidas, consumo de tóxicos, etc.".
Por eso la prevención es clave.

 

Un 25 por ciento de las mujeres y un 13 por ciento de los hombres han sufrido algún tipo de abuso sexual antes de cumplir los 17 años. Son datos del Estudio de las Experiencias Adversas en la Niñez (ACE) y se refieren a Occidente. En España, a decir de los expertos, las cifras se mueven en un entorno similar. La fotoperiodista Lorena Ros, Blume y la Fundación Vicki Bernadet, colaboran en la edición de un libro, 'Unspoken', que busca romper con el círculo de silencio que rodea a esta lacra.

 

Existen pocas cosas tan desagradables a la imaginación como un adulto en una actitud abiertamente sexual con un menor. Quizá por eso esto tipo de abusos suceden rodeados de silencio. Nos repugnan. No queremos pensarlo. Pero las cifras son abrumadoras: uno de cada cinco niños podría sufrir algún tipo de abuso según el estudio de ACE.

 

En España existe un estudio de referencia en el año 1994 realizado por el doctor Félix López a instancias del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales que indica precisamente ese nivel de incidencia: un 20 por ciento. Estudios posteriores indicarían la prevalencia de estos niveles de abuso. "En nuestra fundación recibimos 700 demandas anuales relacionadas con un caso de abuso sexual", explica Vicki Bernadet, presidenta de la Fundación Vicki Bernadet, especializada en esta materia.

 

"Aún es una problemática escondida, llena de tabú y que necesita de la valentía de la sociedad para ser reconocida y enfrentada. Muchos testimonios dan la cara para que muchos otros tengan la oportunidad de pedir ayuda y para sensibilizar a la sociedad, pero ellos solos no pueden, el deber de proteger a nuestra infancia es de todos".

 

UN LIBRO PARA ROMPER ESTE SILENCIO

 

Precisamente con el objetivo de romper este silencio la fotoperiodista Lorena Ros se embarcó hace ocho años en el proyecto de Unspoken, un libro que recoge los retratos y testimonios de hombres y mujeres de España, Estados Unidos y México que han sufrido abusos sexuales durante su infancia por parte de familiares, personas de confianza, sacerdotes y miembros respetados de la comunidad.

 

"En 2005 estaba trabajando sobre situaciones de abuso de poder en países en vías de desarrollo cuando me di cuenta de que existía esta realidad, mucho más cercana". Dese entonces ha entrevistado y fotografiado 40 casos de abuso y, tras una larga labor de edición, ha seleccionado 19 para este libro. La mayoría es la primera vez que hablan públicamente de estos sucesos. "Ya no son víctimas, una vez que hablan de ello son supervivientes", precisa Ros.

 

Respecto a las situaciones en las que se producen estos abusos Bernadet explica que "en la mayoría de los casos se trata de un abuso que sucede dentro del entorno familiar o conocido, por lo que el menor confía en esa persona y accede a los juegos que esta le propone. Pasado un tiempo, puede empezar a plantearse que aquellos juegos no están del todo bien, puesto que son un secreto, o llega alguna amenaza, o el menor va creciendo, etc. pero para entonces ya le han hecho sentir cómplice", explica Bernadet.

 

Ros, cuyo trabajo logró ya reconocimiento internacional con un World Press Photo en 2001, trata aquí de romper ese escudo de vergüenza y culpabilidad que esconde a las víctimas. El libro se estructura en una serie retratos junto con escenarios que tratan de interpretar la memoria de los testimonios. "A veces son los lugares reales... Otras es un olor". En todos los casos la fotógrafa ha consensudado el resultado con los protagonistas. Parques infantiles, baños, cuartos... El resultado es escalofriante.

 

¿QUÉ SE PUEDE HACER?

 

La Fundación Vicki Bernadet cree que el principal avance es precisamente romper el tabú existente en torno al problema. "Hablar de ello, que nuestro silencio no se convierta en el mejor aliado de los agresores. Con formación e información podemos estar prevenidos de cualquier situación de riesgo en la que nos podamos encontrar", dice.

 

Desde fuera en realidad es muy difícil identificar si un menor está siendo víctima de abusos. "Puede haber signos físicos, pero en la mayoría de los casos, la detección se realiza a través de la observación de cambios significativos en la conducta del niño/a sin motivación aparente. En los más pequeños pueden volver a orinarse en la cama, tener conductas o vocabulario no adecuado para su edad... también pueden retraerse, el miedo y la vergüenza puede hacer que se quieran hacer invisibles, pero también pueden adoptar conductas de riesgo para llamar la atención y reclamar ayuda".

 

En todo caso, Bernadet aconseja que en caso de sospecha se pida ayuda a algún profesional "y no presionar al niño, ya que puede darnos mensajes contradictorios porque no entiende lo que está ocurriendo".

 

Lorena Ros señala otra aspecto importante a revisar, que es la revisión de los castigos: "En España, dependiendo del tipo de abuso, el palzo puede ser de 15 años, con lo que un niño que sufre abuso a los diez años y a lo mejor se decide a denunciar a los 35, ya no puede".

 

ES POSIBLE SUPERARLO

 

A pesar de que las secuelas de una experiencia de abuso son muy importantes, Bernadet asegura que es posible superarlo. Eso sí, todo dependerá del apoyo familiar y social, el acceso a tratamientos psicológicos o el buen funcionamiento del proceso judicial: "Hay variables que dificultan y agravan las secuelas; el tipo de abuso, la duración, el vínculo con la figura abusadora, la edad de inicio del abuso, y el apoyo en el momento de la revelación".

 

Son muchos los adultos de que acuden a su organización porque los 'viejos' traumas resucitan cuando deben enfrentarse a situaciones como la maternidad, una nueva pareja o tener que cuidar de parientes mayores... A veces incluso cuidar del propio agresor. "Son comunes el trastorno de estrés post-traumático crónico, el trastorno límite, sintomatología ansioso-depresiva, ideas suicidas, consumo de tóxicos, etc.".

 

Por eso la prevención es clave.

 

Fuente: Qué!

 

 
Pautas de seguridad en Facebook e Internet PDF Imprimir E-mail
Viernes, 09 de Mayo de 2014 10:51

Desde REA queremos compartir las pautas de protección para Facebook e Internet que la propia Red Social ofrece a sus usuarios y usuarias, pero que mucha gente no conoce.

Imagen en grande.

Imagen en grande.

 

La responsabilidad en Internet es cosa de todos.

 
Retrato del éxito: una jornada cualquiera en un colegio público de Finlandia PDF Imprimir E-mail
Viernes, 02 de Mayo de 2014 09:15

Los informes PISA han coronado durante años a Finlandia como el país con el mejor sistema educativo de la OCDE. Queremos conocer desde dentro el día a día de un colegio de Helsinki para desentrañar las claves de su éxito.

 

Nueve de la mañana; colegio público de educación primaria Kaisaniemi. La directora del centro, Merja Kuosmanen, me saluda en un español casi perfecto aprendido durante cuatro veranos en Madrid. Dirige una escuela ubicada en el centro de Helsinki que cuenta con 394 alumnos repartidos en seis cursos.

 

Kuosmanen me explica que ya ha recibido el proyecto curricular que se pondrá en práctica en los colegios finlandeses a partir del curso 2016. Un proyecto que, una vez revisado, dirigirá la enseñanza durante los próximos diez años. Antes de que finalice el plazo de verificación, los miembros del Departamento de Educación de Helsinki se reunirán con los directores y profesores de diferentes colegios para hablar del plan de trabajo, estudiar sus sugerencias y analizar las posibles mejoras.

 

“Cualquier persona puede dar su opinión sobre el proyecto. Es importante que la gente esté de acuerdo con los objetivos que queremos alcanzar y también con los conceptos más importantes”, asegura la directora a El Confidencial. Kuosmanen no tarda en pronunciar el mantra de la educación en Finlandia: El contenido no es lo más importante, lo que importa es el alumno. Aquí tratamos de desarrollar su potencial individual y para eso nos centramos en la persona y no en transmitir información, seguimos el constructivismo pedagógico”, explica, convencida.

 

Esta teoría pedagógica defiende que cada alumno construya su conocimiento con las herramientas que le proporcionan los maestros, pero siempre siguiendo un procedimiento propio e individual.

 

Entre instrumentos y espectáculos

 

La escuela de Kaisaniemi es una de las ocho situadas en el área de Helsinki que cuentan con un plan intensivo de música y baile. Ambas asignaturas forman parte del plan de estudios y los cursos, desde tercero, están divididos en dos clases: en una están centrados en el estudio de la música y, en la otra, en el baile. Estudiar una asignatura u otra es obligatorio y son los alumnos, junto a sus padres, quienes escogen “el enfoque” que va a tener su curso.

 

Por su parte, los niños de quinto, de 11 y 12 años, de la clase de música graban cada año un CD con canciones que ellos mismos tocan y cantan. Es una tradición del colegio, pero desde hace cinco cursos son los alumnos quienes también componen las melodías y letras de las canciones. Para que todo este trabajo salga bien, los profesores disponen de su tiempo libre para ensayar con sus alumnos. En temporada de ensayos, muchos días se van a casa a las doce y media de la noche.

 

En la clase de música de sexto, Satu Hakulinen dirige a los alumnos más mayores del centro, de 12 y 13 años, mientras tocan una pieza de música clásica con diferentes instrumentos. “Estamos ensayando uno de los últimos conciertos que darán en el colegio: el año que viene empiezan el instituto”, explica. En las aulas se respira silencio y respeto hacia los profesores, profesionales muy motivados y con una larga preparación universitaria en pedagogía y en las diferentes asignaturas que se cursan en primaria. Están contentos, aprecian los buenos resultados y se muestran orgullosos de su trabajo.

 

Una prueba de esta motivación es la maestra Eva Ryhänen, de 65 años, ya retirada. “Después de 38 años en la enseñanza, algunos de ellos como subdirectora de un colegio en Espoo, quiero seguir activa y continuar enseñando, es mi hobby”, cuenta Ryhänen, risueña. Se encarga de las clases de teatro que imparte cada viernes, “pero vengo muchos otros días para dirigir diferentes actividades y proyectos, ahora estoy tratando de que los padres se involucren más en estas actividades”.


La creciente inmigración

 

En un país donde casi toda la población habla un excelente inglés, además de las dos lenguas oficiales, finés y sueco, Kuosmanen asegura que el que un niño sea bilingüe es un gran don. Para los niños extranjeros, el ayuntamiento ofrece clases de su lengua materna en diferentes colegios de la ciudad. “Se busca la escuela más cercana a la casa del alumno y, si tiene que desplazarse a una que esté un poco más lejos, se le proporciona una tarjeta de transporte para que pueda ir sin problemas”, cuenta Kuosmanen.

 

“En esta escuela el alumnado es muy homogéneo –explica–, casi no hay inmigrantes, pero en otros colegios de Helsinki hay hasta un 64% de alumnos de origen no finlandés”. La cifra aumenta cada año. Lejos de ver la creciente inmigración como un problema, Kuosmanen se muestra entusiasmada con la multiculturalidad.Los colegios donde hay hasta 32 lenguas maternas diferentes tienen una riqueza cultural enorme. Los niños tienen un aprendizaje informal en el día a día y adquieren habilidades culturales muy avanzadas”, afirma la directora.

 

La gratuidad de la educación finlandesa es uno de los detalles que más llama la atención de este sistema. Desde el comienzo de la historia educativa de un niño hasta la obtención de un título universitario, todos los cursos son gratuitos. El material escolar y el comedor están incluidos y en la universidad no se pagan matrículas ni tasas. En Finlandia se considera la educación un derecho fundamental de todos los ciudadanos, así que el Estado tiene la obligación de proporcionarlo. Los universitarios también reciben una ayuda económica mensual para poder ser independientes de sus padres y centrarse en el estudio.

 

Métodos contra el acoso escolar

 

La directora se reúne una vez a la semana con la trabajadora social, la psicóloga, la enfermera y los dos profesores del centro especialistas en problemas de aprendizaje para analizar los problemas que surgen. El objetivo de este equipo de profesionales es “el bienestar del niño”, contestan casi al unísono a El Confidencial. Este grupo multidisciplinar suele analizar cada caso problemático con mucho detenimiento.

 

“La trabajadora social se centra en los problemas de comportamiento. Muchas veces son los profesores quienes piden ayuda y entonces intentamos muchísimas cosas, especialmente en la clase”, asegura Leena Pätsi, la psicóloga del colegio. La directora interviene para agregar que a veces los problemas en el aula están relacionados con acoso escolar y en esas situaciones tanto la trabajadora social como la psicóloga intervienen, actúan sobre la clase al completo y tratan de desarrollar ejercicios para crear un ambiente positivo”.

 

Entre los programas que implantan los trabajadores sociales de los colegios finlandeses se encuentra el KiVa, un proyecto nacional pionero y muy exitoso en la prevención del acoso escolar. Se basa principalmente en la actuación sobre el conjunto del aula, donde el trabajador social dirige un juego de roles ayudado por el profesor tutor. En él, los niños adoptan diferentes personalidades para hacer frente a situaciones hipotéticas de acoso.

 

“Les damos las herramientas para ser fuertes ante estas situaciones negativas”, cuenta la profesora de segundo, Kirsi Spears. El programa KiVa, desarrollado en la Universidad de Turku con financiación del Ministerio de Educación y Cultura, está implantado en el 90% de las escuelas finlandesas. Actualmente muchos países están copiándolo en vista de sus buenos resultados.

 

Fuente: El Confidencial

 
Listado de marcas que utilizan esclavitud laboral adulta e infantil PDF Imprimir E-mail
Miércoles, 30 de Abril de 2014 10:05

Hanes LL Bean y Gymborree, utilizan el trabajo forzoso infantil en sus plantas de producción de algodón de Uzbekistán. Nike es la mayor compañía mundial de calzado deportivo y posee 11 fábricas en Indonesia que producen 55 millones de zapatos cada año (solo un par cada 50 se vende a los consumidores indonesios, la mayor parte se exporta a los Estados Unidos).
Las marcas agro-industriales como Monsanto, Cargill y Archer Daniels Midland participan igualmente de estas prácticas. Los pequeños agricultores de diferentes partes del mundo están obligados a comprar semillas de estos gigantes agroindustriales y revender sus productos a precios “insostenibles”. Las personas que trabajan en explotaciones agrícolas que exportan productos como la piña, el caucho, el algodón, el cacao, el té y las flores abastecen las principales marcas de procesamiento de alimentos como Kraft, Nestlé y Dole. Estas empresas violan los derechos de los trabajadores en áreas como salarios, horas de trabajo, libertad sindical y la exposición a productos químicos peligrosos o tóxicos.
La empresa taiwanesa Foxconn, que emplea a 1,2 millones de personas sólo en China, incumple flagrantemente las leyes laborales y hasta arremete contra la dignidad de sus trabajadores para producir aparatos electrónicos de la forma más rápida y barata posible. Compañías como Apple, Amazon, Dell, Hewlett Packard, Nintendo, Nokia o Samsung se benefician de esa situación.
Hay niñas y adolescentes trabajando sin contrato, privadas de libertad y en condiciones insalubres durante más de 72 horas a la semana por un salario de 0,88 euros al día.
Ese es el sombrío escenario laboral de miles de jóvenes del estado de Tamil Nadu, al sur de la India, que son empleadas en condiciones de esclavitud por empresas textiles de aquel país que luego suministran sus productos a grandes firmas internacionales. Entre los gigantes mundiales de la moda que comercian con esa red de trabajo esclavo están Tommy Hilfiger, Timberland, H&M, Marks&Spencer, Diesel, Gap, C&A, El Corte Inglés, Inditex -propietaria de Zara- y Cortefiel. La marca de juguetes Mattel y la de Chicco realizan la concesión de la producción de sus juguetes a las industrias chinas. En 1993 ardió otra fábrica que provocó la muerte de 84 personas.
La empresa estadounidense McDonald´s utiliza en China el trabajo de menores de 14 años. Por medio de una compañía china, City Toys McDonald´s fabrica muñecos de peluche por muy poco dinero a la hora. El 20% de la plantilla, unos 400, son menores y duermen en una nave en camas sin colchón y carecen de dinero para adquirir el permiso de residencia.
Fuente: Solidaridad.net

Hanes LL Bean y Gymborree, utilizan el trabajo forzoso infantil en sus plantas de producción de algodón de Uzbekistán. Nike es la mayor compañía mundial de calzado deportivo y posee 11 fábricas en Indonesia que producen 55 millones de zapatos cada año (solo un par cada 50 se vende a los consumidores indonesios, la mayor parte se exporta a los Estados Unidos).

 

Las marcas agro-industriales como Monsanto, Cargill y Archer Daniels Midland participan igualmente de estas prácticas. Los pequeños agricultores de diferentes partes del mundo están obligados a comprar semillas de estos gigantes agroindustriales y revender sus productos a precios “insostenibles”. Las personas que trabajan en explotaciones agrícolas que exportan productos como la piña, el caucho, el algodón, el cacao, el té y las flores abastecen las principales marcas de procesamiento de alimentos como Kraft, Nestlé y Dole. Estas empresas violan los derechos de los trabajadores en áreas como salarios, horas de trabajo, libertad sindical y la exposición a productos químicos peligrosos o tóxicos.

 

La empresa taiwanesa Foxconn, que emplea a 1,2 millones de personas sólo en China, incumple flagrantemente las leyes laborales y hasta arremete contra la dignidad de sus trabajadores para producir aparatos electrónicos de la forma más rápida y barata posible. Compañías como Apple, Amazon, Dell, Hewlett Packard, Nintendo, Nokia o Samsung se benefician de esa situación.

 

Hay niñas y adolescentes trabajando sin contrato, privadas de libertad y en condiciones insalubres durante más de 72 horas a la semana por un salario de 0,88 euros al día.

 

Ese es el sombrío escenario laboral de miles de jóvenes del estado de Tamil Nadu, al sur de la India, que son empleadas en condiciones de esclavitud por empresas textiles de aquel país que luego suministran sus productos a grandes firmas internacionales. Entre los gigantes mundiales de la moda que comercian con esa red de trabajo esclavo están Tommy Hilfiger, Timberland, H&M, Marks&Spencer, Diesel, Gap, C&A, El Corte Inglés, Inditex -propietaria de Zara- y Cortefiel. La marca de juguetes Mattel y la de Chicco realizan la concesión de la producción de sus juguetes a las industrias chinas. En 1993 ardió otra fábrica que provocó la muerte de 84 personas.

 

La empresa estadounidense McDonald´s utiliza en China el trabajo de menores de 14 años. Por medio de una compañía china, City Toys McDonald´s fabrica muñecos de peluche por muy poco dinero a la hora. El 20% de la plantilla, unos 400, son menores y duermen en una nave en camas sin colchón y carecen de dinero para adquirir el permiso de residencia.

 

Fuente: Canal 311,  Solidaridad.net

 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 5 de 29
 

Seminario Stefano Cirillo

Banner

Miguel Delibes

"Para mi, el niño es un ser que encierra toda la gracia del mundo y tiene abiertas todas las posibilidades..."

Con afecto, en memoria de Miguel Delibes, Socio de Honor de REA, que nos acompañó tantos años en la defensa de la infancia y la juventud de Castilla y León.

Banner

DESCARGA REA EN RED

Banner